Archivo de la etiqueta: el mismo dedo.

hecho con las manos


Tuvo el acto reflejo de llevarse el dedo a la boca después de la cortada en el dedo índice de la mano izquierda. Sabía que iba a pasar y se lamentaba porque ardoroso dolor que poco a poco la saliva hacía imperceptible, ya era recurrente en el mismo dedo, mismo dedo, mismo dedo.

Miraba el hilo como iba tomando el tinte rojizo amarronado de la sangre. La membrana se hacía evidente en el tejido mientras fue avanzando, sin embargo le parecía divertido. Pareciera que es una idea fenomenal convertirla en una firma personal, pensaba para sus adentros, pero que lo único malo era el pinchazo siempre en el mismo dedo, mismo dedo, mismo dedo.

Al terminar su obra solo había una forma de saber que su pieza, su obra de arte, era una pieza personalísima y perfecta para los placeres varios del balanceo. El hermoso mecate que colgaba de la arcayata de la pared se deslizó por el ojal, que dibujo suavemente un nudo caroreño, marca personal de la familia.

Cuando hubo estirado la tela, recostó su cuerpo en su obra maestra de hebras blanquecinas, y el punto rojizo amarronado que destacaba afanosamente. La mujer apareció por las puertas del taller con una taza de tinto humeante y curiosa preguntó:

– Que paso Chuito, ¿qué haces tirado en esa hamaca chupando dedo?

– Nada mi amor, que otra vez me corte…

– ¿Dónde?

– En el mismo dedo.

– ¿En el mismo dedo?

– Si… en el mismo dedo.

Etiquetado