De vuelta al Discurso…


Empecé a estudiar discurso por  una necesidad de tener herramientas para decir. Me intrigaba fundamentalmente aquellas cosas que pensaba el otro y como engranar la palabra con su conciencia previa. Claro… con el tiempo me di cuenta que es muy difícil saber eso, sin embargo, entender los sistemas de nuestro idioma y sus funciones desde una perspectiva pragmática, me hizo comprender algo que en los años de política, y quizás ahora en la práctica sigue siendo una de las estrategias más complejas de dominar, me aconsejaban los asesores: “No vienes a cosechar preguntas, sino a sembrar un mensaje”.

Es cierto que el análisis del discurso siempre ha sido una herramienta anacrónica de análisis. Siempre tomamos los discursos después de hecho y los diseccionamos de manera médica hasta desgranar los procesos del texto, y hasta cualquier idiota podría decir que con un análisis de contenidos podrías tener los mismos resultados (¬¬) pero no es así.

Creo que esos años en la escuela de Lingüística me dieron una perspectiva distinta de lo que es la lengua y su forma y función, y obviamente, de lo poco formado que somos en los aspectos formales de nuestro idioma, donde nuestra tozudez nos hace olvidar que la lengua es un animal vivo, que camina, que muerde, que habla y se transforma. En definitiva, que el lenguaje es una herramienta de uso y su uso define su forma y su función. Creo que ya no soy tan terco con esas cosas.

Estoy retomando mis lecturas sobre los estudios del discurso, sin embargo, ahora con una visión más libre, menos estresante y menos relacionada con esos aspectos formales de la academia. La escuela fue fenomenal para entender qué debo revisar y a quien debo leer, sin embargo, estoy consciente de mis deficiencias y estas no son precisamente salvables en la academia, que tiene una serie de exigencias y tiempos que cumplir en las que algunas de mis aptitudes no son suficientes. Ojo, no es que yo sea un completo idiota, sólo que a veces tu columna vertebral de conocimientos previos no aguanta un peso tan serio como la Lingüística Sistémica Funcional… debo aceptarlo.

Pero…

Si… me enamoraron del tema… y aquí sigo. Estoy Leyendo la Lingüística de los textos narrativos.

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s