El perfume


Quiero decir de ti algo que no sea un perfume
fraguado en los tres centímetros de tu cuello
Recorre tu ropa
tus muñecas
tus rodillas
la delgada linea de oro
que define tu fe y tu pecado
Ese sutil hechizo
se enreda en tu cabello
acaricia tu espalda despacio
deja un bálsamo como sortilegio
que subyuga

Quiero decir de ti algo que no sea un perfume
dar una reverencia a tu piel
sin perderme en tu bosque de encantos
sin sucumbir a tu Chanel perfecto

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s